Un país para todos

  En España existen dos únicos caminos, dos vertientes, dos pensamientos, dos astas para esta España de toros. Se es de derecha como de izquierdas, pero sin muchos titubeos. Así somos del PP como somos del PSOE. También somos del Madrid como somos del Barca. Y además podemos ser pijos, como podemos ser vulgares. Una orilla de rio para cada uno de nosotros sin más conflicto que la distancia que nos separa. Podemos ser monárquicos, como podemos ser republicanos.Podemos ser machistas, como también podemos ser emplumados. Podemos ser los más religiosos como podemos ser lo más amorales. Y ya está. Aquí todo está impuesto. Como si fuese una carta de menú en la que las opciones están escritas. Como si fuesen las tablas de Moisés.
No hay convergencia. Por ejemplo, si te gusta el jazz, te ves obligado a estar en contra del rock y viceversa, si te gusta el rap, puedes llegar a odiar el heavy o el pop o vete tú a saber el qué. Crees que es exagerado? tú sabes que no lo es tanto. Puedes ser de telecinco como puedes ser de antena 3. Un país del que solo los extranjeros ven su riqueza. España.. tanto te amo y tanto te odio.