Tierra Ahogada


Tierra ahogada en un mar de seres vivos y hambrientos

pedazos de mundo que huyen del vacío en un desgarro

implorando paz con truenos de dolor

La serpiente verde ya no se mueve

el rio de vida se equivoca porque es libre

llantos sin desconsuelo que no alimentan la gran placenta amarilla de tu vientre

Viento que aulla sus heridas y no calma tus grietas

ahora el fuego responde y vomita

intentando escapar

naciendo y muriendo mil veces

viviendo sin paz la única vida que tiene

gimiendo por su suerte

El pájaro negro sueña con el cristal helado

las hojas muertas entierran la semilla

sin vida como el mármol

después del último llanto, un arco sin color,amortaja tu cuerpo

                                                                                        Poemilla dedicado a la Tierra


Terror en Boston


    La escena en la línea de meta de la maratón de Boston 117 cuando una de las dos bombas explotaron.
      Una mujer mira como los corredores pasan cerca de Kenmore Square después que las dos bombas   explotaran durante el maratón de Boston 117a.
     Los corredores que no habían terminado la carrera se detuvieron ante el paso elevado de la avenida Massachusetts en Commonwealth Avenue.
              Un hombre consuela a una víctima en la acera en el lugar de la primera explosión.
                 Una víctima es trasladada fuera de la escena en una silla de ruedas.
       Una corredora del maratón de Boston,en el centro, se reencuentra con sus seres queridos cerca de Copley Square después de la explosión.
                Un niño es consolado después de la explosión una bomba en el maratón de Boston.
                                Una víctima de la explosión es trasladada en una camilla.
                                  Una víctima es ayudada en la acera de Boylston Stree.
                                     Víctimas de la bomba son empujados a la zona de seguridad.
                      Un hombre deambula por la escena del genocidio en el maratón de Boston.
            Los agentes de policía corren  arma en mano al escuchar la segunda explosión en la calle.
                   Un corredora de maratón de Boston es consolada tras las dos explosiones.
                                             La gente atiende a una mujer herida.
          Un corredora abraza a otra mujer en la ruta del maratón de Boston cerca de Kenmore Square después de que las dos bombas explotaran.
         Katherine Swierk (izquierda) se reúne con su tía Díaz Terry (centro) y su amigo Jocelyn Cacio fuera de Copley Square, en Boston después de las explosiones durante el maratón.
                                  Espectadores siendo evacuados  fuera de la escena.
       La gente en la calle Boylston comprueban sus dispositivos de las noticias de las explosiones en el maratón de Boston.
        Justine Franco de Montpelier, Vermont, sostiene un cartel cerca de Copley Square, en Boston buscando a su amigo perdido, abril, que corría en su primer maratón de Boston.
       Mujeres desesperadas por saber de sus seres queridos no pueden entrar en la escena del atentado.
                         Una pareja huye de la escena de las explosiones con un cochecito.
                         Un niño asustado es ayudado a salir de la escena de la segunda explosión.
          Las víctimas de la explosión estaban en el suelo en estado de shock en el lugar de la explosión.
                        Un hombre es ayudado con su pierna sangrado en el lugar de la primera explosión.
        El presidente Barack Obama deja el podio después de hablar en la Casa Blanca después de las explosiones en el maratón de Boston.
               Una mujer reza en la escena de la explosión en la línea de meta del maratón de Boston.
     Los agentes de policía corren con sus armas en la mano al escuchar la segunda explosión en la calle.
              Una persona herida es evacuada a través de la línea de meta del maratón de Boston.
       La destrucción y las víctimas en el lugar de la explosión. Las gradas obstaculizan que la ayuda llegue a los heridos.
                                Dos funcionarios huyen de la primera explosión.
                    La gente deja las gradas en la línea de meta después de la explosión.
                    Una mujer herida es atendida a la escena de la explosión en la calle Boylston.

La Familia Fogatina


Era una tarde fria de otoño y el abuelo Hoguera se encogía en su silla,
Doña Fogata se acicalaba el pelo junto a su hermana Candela.,
El tio Brasa regresó pronto del tórrido sembrado con su hermana Lumbre para ver las Falla,
Su nieta Chispa corría por la cocina persiguiendo a su hermano Rescoldo,
A las claras del patio, Incendio tostaba unas castañas y se hacía la Luz,
La vecina Pira hizo un chocolate para sus vecinos y mandó a su hija ascuas que se lo llevara,
La señora Andanada hablaba a la luz de la Tea con la señorita Quema de asuntos muy calientes,
El amigo del viejo hoguera tenía un manto de Llama que se encendía Vehemente,
La Pasión y el Ardor de Combustión Chisporroteaba Salvas de Picón encendiendo sus mejillas, 
Candil era un jóven muy fogoso que prendía luz y se Consumía cuando la ignición terminaba,


ALMA Vigila las Noches


     La mejor forma de disfrutar de un cielo lleno de estrellas es retirándose lo mas posible de las ciudades y cuanto más alto estemos del nivel del mar, y ausencia de nubes, mejor.

     Uno de los  cielos más indicados está en el desierto de Atacama en Chile. Aquí se sitúa uno de los radiotelescopios más potentes del mundo (ALMA). Instalado sobre el Llano de Chajnantor en la Región de Antofagasta en Chile a 5087mts. El proyecto empezó a funcionar en octubre de 2011 con tan solo una antena que es capaz de captar ondas milimétricas y submilimétricas. Este año 2013 se está trabajando con 16 antenas y para los siguientes dos años se espera que estén montadas 66 antenas.

"Tanto la velocidad con la que opera como la calidad de la imagen que produce el telescopio mejoran con la cantidad de antenas que pueden captar las ondas (en lugar de imágenes directamente, como funcionan los telescopios ópticos). Los datos recogidos por las antenas son procesados por un computador, el “Correlacionador”, que combina la información de todas las antenas para generar una imagen".

    Chile tiene derecho a usar ALMA un 10% del tiempo disponible, mientras el resto se reparte entre Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón, quienes colaboraron para construir el proyecto.